Tuesday, December 25, 2007

poeMARTES 052




Yo sembraré mi voz en la carne del viento
para que nazca un árbol de canciones;
después me iré soñando músicas inaudibles
por los ojos sin párpados del llanto.

Colgada sobre el cielo dolido de la tarde
habrá una pena blanca, que no será la luna.

Será una fruta alta, recién amanecida,
una fruta redonda de palabras
sonoras, como un canto:

maravilla sonámbula de un árbol
crecido de canciones, semilla estremecida
en la carne florecida del viento:
-mi voz.

Franklin Mieses Burgos / Canción de la voz florecida
[Republica Dominicana, 1907-1976]
http://www.los-poetas.com/n/frank1.htm
http://www.literatura.us/mieses/antologia.html
http://www.literatura.us/mieses/angel.html
http://www.poesiabreve.com/franklinmieses.html
http://www.latinartmuseum.com/mieses_burgos.htm
http://www.palabravirtual.com/index.php?ir=crit.php&wid=302&show=poemas&p=Franklin+Mieses+Burgos
http://www.ciudadseva.com/textos/poesia/esp/mieses/paisaje.htm
http://maximovega.blogspot.com/2007/08/franklin-mieses-burgos.html
http://www.elpelao.com/letras/2148.html
http://www.poemasde.net/poemas-de-franklin-mieses-burgos/
http://www.poemaspoetas.com/franklin-mieses-burgos
http://www.cielonaranja.com/miesesburgos.htm
http://members.fortunecity.com/mundopoesia2/autores/franklin_mieses_burgos.htm
http://www.rodriguesoriano.net/micuadernoazulito/pdf/rosamuere.pdf
http://personal.telefonica.terra.es/web/trenzas2/franklin.htm
http://www.poema-de-amor.com.ar/poemas-de.php?autor=597&ap=m&desc=Mieses%20Burgos-Franklin
http://www.hoy.com.do/article.aspx?id=20214
http://poeticas.es/?p=378
http://www.poemas-del-alma.com/franklin-mieses-burgos-fabula-inefable-de-la-ninia-loca.htm
http://ellibrero.blogspot.com/2007/05/cancin-del-mundo-esttico-de-franklin.html
http://www2.listindiario.com/app/article.aspx?id=9835
http://rosasilverio.blogspot.com/2007/07/franklin-mieses-burgos-eterno.html
http://boards1.melodysoft.com/app?ID=escritoresdominicanos&msg=1469&DOC=81

Contenido


Luci Garcés – Ahora y siempre
Camilo Valverde Mudarra – El niño
Ophir Alviárez – Subasta de efectos
Iván Silén – El antropófago o si yo fuera Dios
Silvia Loustau - Poemas

Ahora y siempre

Nunca sabré lo que te añoro,
entre todas las añoranzas que me embargan:
el sol rompiendo un mar de nubes,
el penacho de un barco de vapor bajando por el río,
los cascos de la manada de caballos
galopando de los montes a los pastos,
el gotear de la lluvia tamborileando del canalón a la baranda.
Añorarte es contar los pasos
desde mi alcoba hasta el ciprés que te da sombra.
Añorarte es no saber vivir sin ti
y estar viviendo a solas con mi memoria,
a solas con mis recuerdos,
a solas,
a solas.

Y junto los pedazos en mi pecho,
allí donde cabe un corazón que es una máquina,
y el tic-tac de ese reloj que me angustia
porque ya no le cabe más dolor
que el añorarte ahora y siempre,
como una campana que redobla
ahora y siempre
ahora y siempre
mientras se desvanecen las promesas,
las ilusiones de fuego y calma
mi amor por ti, ya sólo polvo,
siempre a solas,
siempre a solas.

Cuando vago por tu nombre,
deletreándote como si estuviera en la escuela,
sus letras como agujas horadan mi coraza
y estreno nuevas lágrimas, suspiros,
desesperanza, como quien borda
una capa para alancear al toro negro
de la hiriente y solitaria parca.
A solas yo.
A solas ella.
¿Y tú?
A solas con el silencio,
con los que te devoran
hasta dejarte en marfiles,
sola,
sola.

© Luci Garcés

El niño

Darás a luz un hijo, al que pondrás
por nombre Jesús
(Lc 1,31).

Luce mi niño un orbe de aureolas
en cielo azul de tierna transparencia;
es su carita un huerto de corolas
con arcanos perfumes de inocencia.

Su lengua viva boga por las olas
de palabras y frases de insistencia;
su mente rauda sume, en sus cabriolas,
la flor del verbo pleno de su esencia.

Tres añitos redondos de ornamento
florecen en ramajes fulgurosos
anchos de vida y largos de incremento.

La pujanza de brotes vigorosos
hunde su ser en fértil fundamento
para sufrir los hielos rigurosos.

© Camilo Valverde Mudarra

Subasta de efectos

Los “afectos más sagrados”
no son sino un perezoso hábito
Cesare Pavese

Vidrio molido en los dientes
flecha y curare rezuman
Bocanada de agravios califica
se refleja un perfil en la sombra
cae el coto y reclama Alucinación

Rapto de la conciencia remate de afectos
la suma de las partes —una resta—
el ruido en el sistema cunde agüeros
hay pánico cuando la cuenta no es dos

Saldo de la reacción

rutina
tetas

© Ophir Alviárez

El antropófago o si yo fuera Dios

Si yo fuera Dios sería famoso,
pero los sueños han sido fusilados
como ratas, como rosas, como niños
y no hay nadie sembrado en el amor.

Si yo fuera Dios estaría asustado,
aunque la muerte hubiera sido fusilada entre
tus besos. Una noche azul el sueño
despertó en tus orgasmos dilatado.

Y Dios llamaba por teléfono al amor
en ese insomnio del invierno (con tu
rostro pegado a los cristales). Ese

miedo del invierno con tu boca
pegada a la boca de la muerte. Si yo
fuera Dios... t'estaría besando en los orgasmos.

© Iván Silén

Poemas

I

pleno de distancia
atraviesa la vida
alfombra de ombú.
sombra cálida
amansa pulperías
de puertas oscuras
con su yo apenas tenebroso.

II

I´m thankful for happy hours
I ´m thankful for all the flowers.
Julio Cortazar

las palabras que solo existen en la mente del universo
no han sido pronunciadas.
cuando las conozca me conoceré a mi misma.
ahora / como un recién nacido / no hablaré.
sólo descansaré en el amor.
navegaré en la espuma de las nubes.
leeré en el libro de los ríos.
cantaré con las voces de los árboles.
encontraré dioses en mis dedos y las alas de los pájaros.
danzaré con el ritmo del agua /
olvidaré la tristeza de ser.
crearé mi destino.
dios está en la palma abierta de los hombres.
danzaré para crearme/
sin palabras/
como un pequeño dios.

III

soy más que esta carne /
estos huesos /
soy más que los propios hechos /
más que una mirada /
más aún que todo lo recordado.
alguien
extendió mi nombre
sobre el cristal del tiempo /
para que volase / como una grulla /
más allá del mar de los días
.

© Silvia Loustau
____________
mediaIslapoeMARTES 052 25 de diciembre 2007.-

Tuesday, November 27, 2007

poeMARTES 051






Pienso en este momento
tal vez nadie en el universo piense en mí,
que sólo yo me pienso,
y si ahora muriese,

nadie, ni yo, me pensaría.

Y aquí empieza el abismo,
como cuando me duermo.
Soy mi propio sostén y me lo quito.
Contribuyo a tapizar de ausencia todo.

Tal vez sea por esto
que pensar en un hombre
se parece a salvarlo.

Roberto Juarroz / pienso en este momento
[Argentina, 1925-1995]
http://www.robertojuarroz.com/
http://amediavoz.com/juarroz.htm
http://usuarios.lycos.es/Angel_ros/
http://www.enfocarte.com/3.21/poesia.html
http://www.poesia-inter.net/indexrj.htm
http://www.poeticas.com.ar/directorio/Poetas_miembros/Roberto_Juarroz.html
http://www.ucm.es/info/especulo/numero11/juarroz.html
http://www.enfocarte.com/3.21/poesia2.html
http://www.henciclopedia.org.uy/autores/Centanino/Juarroz.htm
http://www.secrel.com.br/jpoesia/bhjuarroz2.htm
http://paginadepoesia.com.ar/escritos_pdf/juarroz_poesiavertical.pdf
http://www.poesiaspoemas.com/roberto-juarroz
http://www.poemaspoetas.com/roberto-juarroz
http://sociedadpoetica.wordpress.com/category/homenaje-a-roberto-juarroz-poeta-argentino/
http://artespoeticas.librodenotas.com/categor%C3%ADa/Juarroz-Roberto
http://www.educoweb.com/escritores/roberto_juarroz.asp
http://atlasdepoesia.blogcindario.com/2006/12/00185-poemas-de-roberto-juarroz.html
http://www.antoniomiranda.com.br/Iberoamerica/argentina/roberto_juarroz.html
http://www.poema-de-amor.com.ar/poemas-de.php?autor=1055&ap=j&desc=Juarroz-Roberto
http://lajaulasehizopajaro.blogspot.com/2007/08/roberto-juarroz-seleccin.html
http://www.palabravirtual.com/index.php?ir=crit.php&wid=658&show=poemas&p=Roberto+Juarroz
http://www.poesiabreve.com/robertojuarroz.html
http://letras-uruguay.espaciolatino.com/miranda_alvaro/conversacion_con_roberto_juarroz.htm

Contenido

Antonio Marín Segovia – Yo soy una calle sin dioses
Norma Segades-Manias – Andamios en el viento
Héctor R. Vallés – Nuestra extinción
Ketty Borrego – Cuaderno VIII
Armando Almánzar Botello – Jazz

Yo soy una calle sin dioses

Yo soy una calle sin dioses
Si no me reflejo en tu mirada limpia

Necesito que mis ojos
Se fijen eternamente
A tu pecho
Con la saludable intención
De inundar con fuegos eternos
Y pájaros salvajes
Toda tu geografía
Tus pies y tus muslos
Tu vientre y tus nalgas
Tu espalda y tus cabellos

Yo sin ti soy una calle oscura
Un niño perdido que llora en un rincón

© Antonio Marín Segovia

Andamios en el viento

Yo edifiqué este amor.
Con fragmentos de oscuras inocencias,
con torpes esqueletos de caricias,
con harapos de sueños,
con astillas de heridas sin cerrojos,
con retazos de olvidos,
con silencios,
con este terco corazón obrero
enhebrando
una a una
las miradas
hasta llegar al beso.

Yo edifiqué este amor.
Me desollé las manos
y el alma
para hacerlo.
Desgarré la agonía de mis pieles
en el seco perfil de tus misterios,
en tu salvaje lluvia de raíces,

en tu escasa ternura,
en la eterna aspereza de tus miedos,
en el rencor marchito de tu zarza,
en la estirpe indomable de tus fuegos.

Yo edifiqué este amor.
Establecí mi sumisión descalza
como piedra y cimiento,
lo parí con la fuerza de la tierra
en la orilla de enero,
lo afirmé como hiedra a tus murallas
de aguijones sin tiempo...
y lo sostengo
a pura garra y dientes
entre racimos de cuchillos negros.


© Norma Segades-Manias

Nuestra extinción


Va tumbando mi alma desgarrada
por esta ciudad, sin patria, anegándose en canales de jade.

Llevo una familia a cuestas
tropel de simios
tristes desolados y perdidos.

En los templos se borro la esperanza
en dioses inventados
y visitaciones extraterrestres

Solo queda esta ciudad indigna,
más una hecatombe de profeta
ahogado en la carestía,
tramada en opulentas edificaciones.

Beduinos somos de paso arrastrado de cangrejos,
al fondo de un precipicio darwinista.

Vamos los tres arañando un vía crucis sin sentido,
de animales rezagados
en un universo por otras alimañas poseído.

© Héctor R. Vallés

Cuaderno VIII

Dudosos, quebradizos horizontes
afloran y se ocultan
entre polvorientas hebras de araña;
vaho del éter
en el vacío mundo de la nada.


© Ketty Borrego

Jazz

Bellas mujeres negras
Imamu Amiri Baraka


En el aura de tus manos
el mar es un retorno.
Lenta fluye como un pájaro la noche por la flauta,
y herido de una luz
un saxo me desangra.

Absuelto de mi nombre en tu mirada inmóvil,
soy máscara de nadie,
limpio filo de silencio,
puro resplandor de una trompeta
en otro labio ardiendo.

Soplo ahora contra el muro de tu cuerpo
y me deslumbra,
el saxo con su rabia,
la gota de una tinta,
oscura que te piensa,
el deseo inacabable de la Forma,
(¡frágil universo!)
esta lluvia de mi hambre por la página cayendo.

Futura luz la música de la memoria vuelve
mi aliento como el mar sobre tu desnudez
abierta.

Espesa la maleza en la gruta humedecida,
yo leo tu secreto,
te abro lentamente,
me pierdo entre tus verbos, balbuceos
y fonemas,
camino tu misterio con la lengua
bosque adentro.

La música te envuelve.
Toco tu silencio.
Y alguien narra con un saxo tu verdad,
oscuramente…

© Armando Almánzar Botello
___________
mediaIslapoeMARTES 051 27 de noviembre 2007.-

Tuesday, October 30, 2007

poeMARTES 050




Del cuello de la amada pende un Cristo,
joyel en oro de un buril genial,
y parece este Cristo en su agonía
dichoso de la vida al expirar.


Tienen sus dulces ojos moribundos
tal expresión de gozo mundanal,
que a veces pienso si el genial artista
dióle a su Cristo alma de don Juan.

Hay en la frente inclinación equívoca,
curiosidad astuta en el mirar,
y la intención del labio, si es de angustia,
al mismo tiempo es contracción sensual.

¡Oh, pequeño Jesús Crucificado!,
déjame a mí morir en tu lugar,
sobre la tentación de ese Calvario
hecho en las dos colinas de un rosal.

Dame tu puesto, o teme que mi mano
con impulso de arranque pasional,
la faz te vuelva contra el cielo y cambie
la oblicua dirección de tu mirar.
[A Ana María Menocal]

Gólgota Rosa / Fabio Fiallo

[Republica Dominicana, 1866-1942]
http://www.geocities.com/jemarcano/biografia/ffiallo.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Fabio_Fiallo
http://www.bibliotecavirtual.com.do/Literatura/FabioFiallo.htm
http://www.latinartmuseum.com/fabio_fiallo.htm
http://www.wikilearning.com/fabio_fiallo-wkccp-5376-13.htm
http://www.palabravirtual.com/index.php?ir=crit.php&wid=149&show=poemas&p=Fabio+Fiallo
http://www.cielonaranja.com/fiallo.htm
http://www.poema-de-amor.com.ar/poemas-de.php?autor=556
http://desangles04.tripod.com/id2.html

Contenido

Sergio Borao Llop – Matrioska
Elsa Tió – Soy una isla nueva
Daniel Montoly – L a neurosis de Dylan Thomas
Fanny Jaretón – Condenada a muerte
Alfredo Lemon – Fiesta

Matrioska

Alma
cautiva en un cuerpo
anclado en una celda
la más oscura celda de una prisión infinita
arraigada en el corazón de una ciudad sin nombre
la más anónima de todas las ciudades
de aquel mundo perdido entre millones
de planetas
estrellas
nebulosas
en constante movimiento.

Y sin embargo, todo
parece suspendido en el instante.

© Sergio Borao Llop

Soy una isla nueva

Soy una isla nueva
soy la trama del mar sobre el silencio,
del mar que hasta mi trae en sus redes de espuma
las palabras que huyen como peces
cuando trata mi mano de alcanzarlas.

No ansío más que seguir los pasos de la brisa
y perderme en asuntos de la noche
entre las olas que dialogan conmigo
me lo dicen todo pero no entienden nada,
y al transformarme para ser yo misma
repaso en la memoria, mis memorias
y no recuerdo nada…

¡Soy una isla nueva que recién aparece entre las aguas!

© Elsa Tió

La neurosis de Dylan Thomas

... La vieron, la barca subterránea
ahogada por los chirridos
de los pájaros sórdidos
de Alfred Hitchcock
alzarse con el cuerpo inerte
de Dylan Thomas
hasta su gruta. Adentrarse
en el hondo ostracismo
sin dejar rastros visibles
en la superficie oleaginosa
como impulsada
por la boca mágica de un duende
que abre río torbellinos
en plenas rocas neurológicas.
La vieron dejar una estela
del vestido grisáceo
enganchado en los incrédulos
traficantes de cordura.
Moverse en círculos,
danzar desnuda
igual a una serpiente líquida.
Y el pobre rostro quijotesco,
la enajenada voz de Dylan Thomas
se adhería pávida a sus risas
como un liquen, como el ala
a un murciélago azufroso.
La vieron, vieron su ígnea boca...
porque la neurosis
es consistente a las neuronas.
Se ve, se huele y se mastica.
La vieron, ya no lo digan
que resucita de entre los muertos.

© Daniel Montoly

Condenada a muerte


Morir no duele mucho:
nos duele más la vida.
Emily Dickinson

Sentada sobre el costado izquierdo,
escucho retozar la vida:
enredada en luces y sombras
pasea por otros mundos
una mano mortecina
que me invita por amistad.
Rezongo, tengo miedo de las voces
que me auscultan,
de los ojos expectantes,
de los pasos que me siguen.
La cama es un nicho de preguntas
donde voy a guarecerme:
cobijo donde se detiene el tiempo
y vuelvo a ser yo
en el útero de mi madre.
Aferrada a su cordón, grito:
“! No quiero morir, no quiero morir!”

© Fanny Jaretón

Fiesta

Un arlequín se pregunta qué hora es en el mundo:
la melancolía ríe en el revés de la vida.

[a Marcel Marceau]

© Alfredo Lemon
___________
mediaislapoeMARTES 30 de octubre 2007.-

Monday, September 24, 2007

poeMARTES 049





Intento abrir el negro paraguas de mi padre
debajo de la cama, sin poder conseguirlo
porque voy tropezando con zapatos y botas.
Pruebo después con otro paraguas más pequeño
y mío, de colores, cuando yo era niña,
y tampoco lo logro.
Alguien me dice entonces
que no se debe abrir en la casa el paraguas.
Pero sigo, terca, hasta que doy con algo
apenas consistente, por donde mi pequeño
paraguas se me escapa completamente abierto
y girando con todo su esplendor de colores.

El paraguas / María Victoria Atencia

[España, 1931]
http://www.mvatencia.com/
http://amediavoz.com/atencia.htm
http://www.escritoras.com/escritoras/escritora.php?i=36
http://www.poeticas.com.ar/directorio/Poetas_miembros/Maria_Victoria_Atencia.html
http://www.cervantesvirtual.com/portal/poesia/atencia/autor.shtml
http://www.cervantesvirtual.com/bib_autor/atencia/
http://moscu.cervantes.es/Biblioteca/autores/atencia/obra.htm
http://www.poesiaspoemas.com/maria-victoria-atencia
http://www.imaginando.com/literatura/archivos/000115.html
http://toulouse.cervantes.es/Biblioteca/doc/atencia.pdf
http://www.palabravirtual.com/index.php?ir=crit.php&wid=342&show=poemas&p=Mar%EDa+Victoria+Atencia
http://www.ciudaddemujeres.com/poemario/A/AtenciaMaVictoria.htm

Contenido

Roberto José Adames – Estanque de ayeres
Juan Emilio Batista – 27
Mari Cruz Agüera – Ahí estás tú
Julio Adames – Travesía de un gato
René Rodríguez Soriano – Oroliz

Estanque de ayeres

Hay tantas cosas que he olvidado
Y que nunca voy a recordar

Hay tantas cosas que recuerdo
Y que nunca voy a olvidar

Será que en esencia sólo soy
Un poco de recuerdo
Un poco de olvido

© Roberto José Adames

27

Yo aquí vivo entre la nada
en esta larga avenida
de cafetines y tiendas
De vez en cuando visito las iglesias
buscando llenar de tedio
la incertidumbre
que duerme en mi casa
Con ella salgo de la noche
y entro al día
aún después de sus máscaras
Busco en las guerras la belleza
que me persigue en la paz
la toco excitado de mirarla
y la descubro
con tantas sonrisas

© Juan Emilio Batista

Ahí estás tú

Aquel que ha sentido una vez en sus manos temblar la alegría
no podrá morir nunca
José Hierro

Cómo olvidar los bosques que me amaron,
tu corazón de yerba,
esa mirada lenta de la tarde
que pulsaba la voz de nuestros sueños,
una canción vibrando en las colmenas,
un centenar de pájaros, el agua,
y esa esperanza erguida entre los chopos
distrayendo a la muerte.
Cómo olvidar la luz hecha camino,
el valle perezoso de las sombras
hollado por tus pasos,
los lirios de la tierra prometida
que sembraste en mi vientre,
una campana al sol, verbos fugaces
y la paz en las manos.
Cómo olvidar de ti, puerto de espigas,
la caricia creciente, el pan suave,
si aún el latir del viento en el molino
viene a agitar tu nombre.

© Mari Cruz Agüera

Travesía de un gato

El gato trepa por el caballete
Maúlla sobre el techo haciendo breves movimientos
Y arrumacos de elasticidad en el vértigo
Explora el episodio en que tendrá que saltar la certidumbre de lo real
Como cuando salía espantado por los rincones en plena cacería
Y todo era parte de un juego
Su vientre tenso es el oráculo y la solemne lección
Es el tiempo pasando por los horcones
Y es la nada que grita seduciendo la espera
Un gato frente a la obsesión de ser gato
Retorna a la línea
Calladamente
Negro y felpudo llora
O no llora
Y se pregunta por qué
Pero ser gato no le da respuesta.

© Julio Adames

Oroliz

Ella hablaba de Cortez, de Vespucio
o de Ovando.
Yo urdía nuevos territorios
en el mapamundi de sus ojos,
cabalgaba sin aire
por las parejas sendas de sus dientes,
y deslumbrado como un ciego,
despertaba ante el milagro:
la fotosíntesis
era posible en su blusa sustantiva;
no había verbo ni adverbio
capaz de asir con tino sus caderas.
Yo aprendí los colores y las formas
sentado frente a ella, sin cuaderno.

© René Rodríguez Soriano
____________
mediaIslapoeMARTES 25 de setiembre 2007.-

Sunday, August 26, 2007

poeMARTES 048



Quiero escribir, pero me sale espuma,
quiero decir muchísimo y me atollo;
no hay cifra hablada que no sea suma,
no hay pirámide escrita, sin cogollo.

Quiero escribir, pero me siento puma;
quiero laurearme, pero me encebollo.
No hay tos hablada, que no llegue a bruma,
no hay dios ni hijo de dios, sin desarrollo.

Vámonos, pues, por eso, a comer yerba,
carne de llanto, fruta de gemido,
nuestra alma melancólica en conserva.

Vámonos! Vámonos! Estoy herido;
Vámonos a beber lo ya bebido,
vámonos, cuervo, a fecundar tu cuerva.

Intensidad y altura / César Vallejo
[Perú, 1892-1938]
http://www.yachay.com.pe/especiales/vallejo/
http://www.patriagrande.net/peru/cesar.vallejo/index.html
http://www.geocities.com/Athens/Forum/9770/Vallejo.html http://www.los-poetas.com/b/valle1.htm
http://www.avantel.net/~eoropesa/html/poesia/cvallejo1.html
http://www.tinet.org/~elebro/poe/cesar/cesar.htm
http://www.boletindenewyork.com/poesiavallejo.htm
http://luis.salas.net/indexcv.htm
http://www.palabravirtual.com/index.php?ir=ver_poema1.php&pid=3841
http://hometown.aol.com/njnavarro/page3.html
http://www.analitica.com/bitblioteca/vallejo/prosa.asp
http://www.nidodepoesia.com/vallejo.htm
http://www.letras.s5.com/archivovallejos.htm
http://amediavoz.com/vallejo.htm

Contenido

Marta Sepúlveda – [Sin título]
Fabricio Estrada – Mar adolescente
Alejandro Drewes – Marginalia
Guzmán Lavenant – Ahora estoy solo
Alfredo Cedeño – Milagro
José Mármol – Sonidos del alma

. . . .

Nunca estuve más desnuda que hoy frente a ti
aunque hace años no nos vemos
y nuestras pieles han perdido el compás
olvidaron la música
abandonaron la fiesta

Y nuestra casa ya no está en la misma calle donde la vivimos
y dormimos en otras camas
con otras personas

Nunca antes sentí tanta vergüenza de tu mirada
como hoy que no me ves
ni tantas ganas de que el tiempo no hubiera pasado
en una larga temporada de sequía
que nos convirtió en desiertos

Nunca como esta noche
te miré con tanto amor
me alegré tanto de verte aunque estás lejos
aunque ni siquiera sepas que viniste
y me hiciste feliz
al aflojarle el bozal a esa sonrisa tuya
que de inmediato saltó sobre mí
convertida en aguacero de luces indomables


© Marta Sepúlveda

Mar adolescente

Lo único que yo no tenía
era el mar.

Pero es sabido que de la ausencia
hacemos lo real, lo que nos llena,
lo que siempre nos regala una sonrisa.
Cuando faltaban sus olas
subíamos al Momotombo en busca del Golfo,
enormes gaviotas las miradas,
nos quedabamos en su vuelo
hasta que fundidas con el sol,
caían incineradas en las aguas.

Luego, la distancia era noche
y nosotros, regresábamos al pueblo
con el tronar de los pinares.

Odiseo montañés,
temblaba con la idea
de que en lugar de esos bosques
íbamos corriendo bajo el mar.

© Fabricio Estrada

Marginalia

Ob Du kommst, perfektes Aussehen?
Wo wohnt die Liebe?
Wen soll Ich fragen?


...vendrá el tiempo quizá
de sol y el oscuro viento de marzo
agitando las uvas hespérides,

será un rastro de luz
en la sobria madera
que viste esta casa de sueño,

el vacío en las líneas de tu mano
como pájaros huídos al alba,
apenas otra hierba para continuar

por donde ya todos se han ido
sin encontrar otra respuesta.
Vendrás por aquel tiempo, vendrás.

© Alejandro Drewes

Ahora estoy solo

Ahora estoy solo y en mi cuarto,
apenas unos cuadros me acompañan.
Y luego me imagino que me hablan:
Mis abuelos, mis tíos y mis padres.

¿A quién de ellos me parezco...?
Tal vez a un tío, hermano de mi madre;
pero tengo el pelo negro igual que el de mi padre
y sin duda, los labios de mi abuelo.

Y sigo solo, confinado ahora a existir entre paredes,
con mis cuadros, con sus voces y las luces tristes de la tarde

© Guzmán Lavenant

Milagro

Creo en la resurrección de tu verbo
convirtiéndose en la palabra,
tanto como en la de mi carne
cada mañana que despierto a tu lado.

© Alfredo Cedeño

Sonidos del alma

La lluvia sobre el techo de mi casa en la niñez.
Las sandalias de mi padre contra el piso de la sala.
La fuerza del Camú desbordado de tristeza.
Las campanas a las seis en la vieja catedral.
Los caballos del parque y sus carruajes de colores.
El salto y la vejiga de un diablo cojuelo.
La voz de las Moronta, pleito en ristre.
El sollozo de mi madre delirando con mis fiebres.
La brisa reposada sobre los platanales y
el aroma de las ubres, el sabor del asado,
la furia incontenible de los truenos y la sed.
El rocío, sigiloso, envolviendo cada flor.
El timbre de la escuela, la voz del ángel rubio.
El burbujeo lento de los huevos y el café.
La voz que asedia siempre, ese rumor,
la maldita voz de la muerte y sus misterios.

© José Mármol
____________
mediaIslapoeMARTES 28 de agosto 2007.-

Monday, July 30, 2007

poeMARTES 047



Dos cuerpos que se juntan desnudos
solos en la ciudad donde habitan los astros
inventan sin reposo el deseo.
No se ven cuando se aman, bellos
o atroces arden como dos mundos
que una vez cada mil años se cruzan en el cielo.
Sólo en la palabra, la luna inútil, miramos
cómo nuestros cuerpos son cuando se abrazan,
se penetran, escupen, sangran, rocas que se destrozan,
estrellas enemigas, imperios que se afrentan.
Se acarician efímeros entre mil soles
que se despedazan, se besan hasta el fondo,
saltan como dos delfines blancos en el día,
pasan como un solo incendio por la noche.


Se juntan desnudos / Jorge Gaitán Durán
[Colombia, 1924-1962]
http://amediavoz.com/gaitan.htm
http://www.epdlp.com/escritor.php?id=2479
http://triplov.com/surreal/bedoya.html
http://www.palabravirtual.com/index.php?ir=crit.php&wid=297&show=poemas&p=Jorge+Gait%E1n+Dur%E1n
http://www.poesiaspoemas.com/jorge-gaitan-duran
http://www.poema-de-amor.com.ar/poemas-de.php?autor=728&ap=g
http://paisdelviento.blogspot.com/2006/09/jorge-gaitn-durn-colombia.html
http://www.poiesologia.com/poeta.php?codigo=152
http://www.antoniomiranda.com.br/Iberoamerica/colombia/jorge_gaitan.html

Contenido

Denis Mota – Mujer fugitiva
D. R. Mourelle – Casino Chacabuco
Teresa Coraspe – Una mujer se aleja descalza entre la bruma de la tarde
Valentín Amaro – El poeta
Ángel de bruma – Sergio Borao Llop
Basilio Belliard – Los que se aman

Mujer fugitiva

Toda la mujer que he sido
—herencia de mis pasados—
cabe en las ausencias enemigas
máscaras que dejé en el camino
rostro inmemorial que arrojé al río
hoy sólo conservo el desnudo del corazón
la casa tibia.
Los años vividos
son la sombra
la nostalgia de mi historia.

Prefiero lo que soy hoy
los frutos ignorados de la lluvia
la pitahaya —por ejemplo:
en su rojo carmesí adherida a lo alto del jabillo—
los paseos nocturnos iluminados por el silencio
de ese macho enroscado en mi cintura
bajo la luz de los faroles de las calles solitarias
vigiladas por cuchillos persuasivos
geografía de ladrones urbanos
y de crónicas rojas.

Mi tránsito es invisible
es corto
voy en el tren cotidiano de la existencia
y siento en los costados rumor de muerte
soy una mujer fugitiva de lo que fui
y de los sueños premonitorios
que me abandonaron en el camino.

© Denis Mota

Casino Chacabuco

El lápiz — caído al suelo entre cama y biblioteca
por un tiempo — luego de rescatado
desdobló su trazo en las hojas — del anotador
como si quisiera escribir
otra cosa

amable revancha por mi descuido
o paciente manera de apuntarme que — sin él
las barajas permanecerían tapadas
y ni siquiera perder podría
heroicamente
hasta el último clavo
de mi cornisa

© D. R. Mourelle

Una mujer se aleja descalza entre la bruma de la tarde

Voy caminando sobre las espinas abiertas de la tarde
con el grito apretado entre mis labios
quiero verlo estallar y romper este silencio
que aturde y se adhiere entre la piel.
El abismo de la nada (que sé dónde queda)
enseña su ojo y dientes afilados
no podía proseguir no podía
busqué y he buscado sin encontrar jamás
el lado de tu rostro que diseñé con el barro de la espera
No es fácil, no lo era, construir con hierros encendidos
alrededor
y las distancias dispuestas a cercarnos
para borrar las huellas insomnes
yo deseaba fusionar dos vidas entre una
yo anhelaba lo que no era posible
yo quería la lentitud de tu mirada en la mañana despierta
vagué buscando una respuesta
y la desesperación fue el logro tatuado entre mis hombros
así anduve poseída por la inconformidad y el desasosiego
en medio de una desesperación delirante
Presentí que las cenizas apagarían tus ojos y los míos
Encendí la hoguera con el mismo cansancio de mis pasos en el recuerdo
al cansancio de tus pies
era la forma de borrarte de borrarnos
la respuesta no habla en absoluto de ti
me niego a descifrarlo
Vino la lluvia y un viento incontenible en el tapiz de la ventana
observé los árboles furiosos y las piedras que una a una caían
entre mi boca las mastiqué lentamente
tanto que las fui transformando en arena que hacía sangrar mis labios
Nada era extraño y sí lo era: una mujer se aleja descalza por la tarde
es mayo que también se va se pierde en la tristeza
Quizás una sonrisa un rictus de dolor
así se va al origen de las cosas idas
ella, como siempre, regresa a la inversa de su sombra.

© Teresa Coraspe

El poeta

Gris y descalzo
el poeta arma su hendidura
se busca en su infancia
—patria de la que nunca ha logrado escapar—
disperso en imágenes
y disgregado
en el tedio de las horas

© Valentín Amaro

Ángel de bruma

Vestido como en el mundo
ya no se me ven las alas
Rafael Alberti

Yo he visto los reflejos que la niebla
esparce en las cunetas y en el cielo;
fui testigo del fuego y de la escarcha;
vi la rebelión del alba en los tejados,
las danzas de los gatos, la partida
de esas nómadas aves que no vuelven,
el verde resplandor del horizonte
perdido entre montañas y jilgueros.

Yo vi caer la nieve sobre la tarde agonizante;
también anochecer en las orillas
de un arroyo que fluye hacia el olvido,
y el fleco de la lluvia en la distancia.

Pero los delirantes dioses me cegaron
por no acatar la fe de los horarios.

Fantasma de mí mismo, vago
por los interminables pasillos
de una realidad que no es la mía.

Sobrevivo
en este invierno largo
contra viento y arena sobrevivo
sin dios ni arma ni salvoconducto.

Sobrevivo
letra a letra, incoloro
epitafio, paredes desconchadas,
alas ensangrentadas, vertederos
de palabras antiguas, sobrevivo,
superviviente apenas, sobrevivo
como la sombra leve de un naufragio.

© Sergio Borao Llop

Los que se aman

Los amantes,
acuestan su paladar en su lecho,
en líquidas ascensiones
de tacto y cadencia.

En gelatinoso descenso,
hunden su orgasmo en el vértigo
como una petite mort
en hilos de fulgores o delirios.

Los que se aman juegan a dormir
sobre abismos;
náufragos sus besos,
abren en jazz o almíbar,
la celebración de los cuerpos
devorados en la noche y la pendiente.

© Basilio Belliard
___________
mediaIslapoeMARTES 31 de Julio de 2007.-

Sunday, June 24, 2007

poeMARTES 046



Si mis poemas todos se perdiesen
la pequeña verdad que en ellos brilla
permanecería igual en alguna piedra gris
junto al agua, o en una verde yerba.

Si los poemas todos se perdiesen
el fuego seguiría nombrándolos sin fin
limpios de toda escoria, y la eterna poesía
volvería bramando, otra vez, con las albas.


Si mis poemas… / Fina García Marruz

Rei Berroa – La verdad a todas horas
Orlando Valdez – Y en el
Antonio Marín Segovia - Soy libre cuando no puedo olvidar tu nombre
Romina Bayo – La vedette
Daniel Montoly - Pájaros crepusculares
Alejandro Drewes – Memorial de la nieve

La verdad a todas horas

Como es legítimo pensar
que unas primaveras son más ciertas que otras primaveras,
que llena la vida los pasillos de la casa
en los pies diminutos de los niños
y en sus ojos sin cansancio,
que produce más muerte un soldado
que un olivo, tu canción o este poeta,
que una hoja de metal o de papel
puede cortar el tiempo y no ser nada,
que la hierba de este patio en que los sueños se agigantan
sube irremisiblemente en busca de tu boca
para hacer que la lengua diga la verdad a todas horas
y no se quede nadie afuera cuando hablamos,
que son sinónimos leer y labrar
como nacer y no ser o morir y no reír,

dejo en tus sentidos
el vibrante resplandor de estas palabras
en donde quizás encuentres, cuando te falte el aire,
pasto para tus manos
y sano heno para rumiar en las horas que robamos al olvido.

© Rei Berroa

Y en el

soy el vuelo
de siete gaviotas
al ras como arena
entre el viento
lo que queda
de la luna
con la noche
que entra de mar
y en el
aquel
que vuelve
y convierte sal
la sombra
que abandona

© Orlando Valdez

Soy libre cuando no puedo olvidar tu nombre

Soy libre cuando no puedo dejar de llorar de alegría
Soy libre cuando no puedo dejar de mirarte, de verte
Soy libre cuando no puedo dejar de sentirme arena dulce
y fuego fresco en tu boca
Soy libre cuando no puedo dejar de ser una boca llena de domingos

Soy libre cuando los dos somos una gran ciudad
Llena de jardines y plazas
Donde juegan niños y conversan serenos
las mujeres y los hombres de siempre

Soy libre cuando los dos somos un enorme desierto
Y un bosque virgen
Y una montaña inexpugnable
Y un mar inexplorado

Soy libre cuando no tengo tus caricias
Soy libre cuando no tengo palabras justas
Ni derrotas que asumir
Ni olvidos que recordar

Nos sobra siempre la libertad que regala el miedo
Nos sobra la libertad que nos permite caernos
Que nos concede el triunfo y el derecho de saber
que no hay palabras nuevas ni perfectas
Si antes no sabemos amarnos
Besarnos con una simple mirada

© Antonio Marín Segovia

La Vedette

Mis labios
disfrazan el ser.

Lentejuelas punzantes
cubren lo sensible.

Y TODOS COMPRAN

Es pesada la carga del reclamo.
Quieren una actriz
tiempo completo.

Pero el maquillaje
se corre...

Los aplausos duermen,
el salón de la vida
se desaloja

Y allí queda...
Descascarada
la mujer amante.

© Romina Bayo

Pájaros crepusculares

Su voz se hizo con el crepúsculo
y de las formas simples
de sus manos
nació una fragante rosa
ineludible a todo hombre,
a todo pájaro
capaz de cantar con su silencio.


[A Carlos Gómez Doorly]

® Daniel Montoly

Memorial de la nieve

I
y si mañana, y si apenas quedaran
otras regiones para buscarte

pero ésta es apenas
la única y magra cosecha del día
la mirada como suspendida
de los altos racimos de nocturna plata

ah, saber qué mano en la casa
trizará todos los espejos

II
no derramarás la huella roja del vino,
no tus palabras, ya no.

pienso a menudo en la hierba,
en el paciente gusano pienso -bajo la hierba

como cristales rotos de la la luna
en esa ventana por donde nadie ha mirado

otro silencio al cabo del poema
y en estos yermos campos de nieve

© Alejandro Drewes
______________
© mediaIslapoeMARTES 26 de junio de 2007.-

Wednesday, May 23, 2007

poeMARTES 045







Mi patria está en tus ojos, mi deber en tus labios.
Pídeme lo que quieras menos que te abandone.
Si naufragaré en tus playas, si tendido en tu arena
soy un cerdo feliz, soy tuyo, más no importa.
Soy de este sol que eres, mi solar está en ti.
Mis lauros en tu dicha, mi hacienda en tus haberes.

Circe/ Gabriel Zaid

[México, 1934]
http://amediavoz.com/zaid.htm
http://www.epdlp.com/escritor.php?id=3230
http://www.palabravirtual.com/index.php?ir=crit.php&wid=545&show=poemas&p=Gabrie\l+Zaid
http://www.poesiaspoemas.com/gabriel-zaid
http://www.lainsignia.org/2004/septiembre/cul_049.htm
http://www.poesiabreve.com/gabrielzaid.html
http://www.poema-de-amor.com.ar/poemas-de.php?autor=603

Contenido

Después que te vas - Pilar Romano
Así sin más – Guzmán Lavenant
Palabras inútiles – Mari Cruz Agüera
No me pertenezco – Rubén Sánchez Féliz
Amnesia – Fany G. Jaretón

Después que te vas

Después que te vas
yo me quedo tuya,
en ebrio silencio,
mirando a mis miedos
saltar de la cama por el lado izquierdo.
Después que te vas
dibujo un lucero.
Y ya no le temo a viejos fantasmas
que quieren salir
del encierro absurdo donde los he puesto.

© Pilar Romano

Así sin más

Así sin más,
sin caderas o busto diferente.
Así como eres: la risa alegre,
el gesto de disgusto o el beso ardiente.

Me gusta, sin más, tu rostro
cuando se entristece si una rosa muere
o muestra enojo si observa que la injusticia crece.
Así como eres, una buena mujer
entre las mujeres buenas

Asi, sin más complicaciones
que buscar en ti el punto exacto
que detone tus afectos
y luego, encantadoramente me digas que
me quieres

© Guzmán Lavenant

Palabras inútiles

Este inútil trabajo de quererte
que tú no necesitas
Luis Cernuda

No lo supiste nunca, estabas ciego
de la infinita noche del poeta,
vestías tu paisaje nemoroso
de una tristeza pálida y remota.
Para acallar mis ojos, que eran tuyos,
urdías soledades con palabras
oscuras y tenaces.
Yo en cambio vi la luz venir de lejos,
una inquietante luz que me hizo nueva,
más llena, más de ti, más flor de carne.
Bastaba con sentir que estaba vivo,
que el amor era el borde de tus manos
descifrando mi nuca,
y escribiste que el tiempo se escapaba
sin merecer la pena… Lo perdimos
en un clamor de trenes sin salida,
como lo pierden todos los cobardes.
Nos merecimos esta torpe muerte.

Qué inútil cultivar una esperanza
sobre el cadáver de una tierra yerma.

© Mari Cruz Agüera

No me pertenezco

Soy de nadie. Hilvano mis reveses con muecas, construyo despacio mis dolencias; con nudos de tiempo, mirando el péndulo, hasta desintegrar la espera. Por las noches, me retuerzo en anhelos imposibles, en ilusiones que se esfuman, como si ascendiese esquivo, escalinatas de peldaños amputados. Soy de nadie. No me pertenezco. Es como si presagiase el pasado.


© Rubén Sánchez Féliz

Amnesia

¿Dónde está nuestra memoria
que no encuentra su lugar?
Cuerpos salvajes
trotando el Misterio.

© Fany G Jaretón
_____________
© mediaIslapoeMARTES 27 de marzo 2007.-

poeMARTES 044




Amor de mis entrañas, viva muerte,
en vano espero tu palabra escrita
y pienso, con la flor que se marchita,
que si vivo sin mí quiero perderte.

El aire es inmortal. La piedra inerte
Ni conoce la sombra ni la evita.
Corazón interior no necesita
la miel helada que la luna vierte.

Pero yo te sufrí. Rasgué mis venas,
tigre y paloma, sobre tu cintura
en duelo de mordiscos y azucenas.

Llena, pues, de palabras mi locura
o déjame vivir en mi serena
noche del alma para siempre oscura.

El poeta pide a su amor que le escriba/
Federico García Lorca [España, 1898 – 1936]
http://home.tiscali.be/ericlaermans/cultural/fglorca.html
http://www.los-poetas.com/a/lorca2.htm
http://www.epdlp.com/escritor.php?id=1953
http://www.tinet.org/~picl/libros/glorca/gl000000.htm
http://www.poesia-inter.net/indexfgl.htm
http://www.tinet.org/~elebro/poe/lorca/lorca.html
http://www.garcia-lorca.org/

Contenido

A Ítaca llegué, mas no era Ítaca – Sergio Borao Llop
No todavía – María Luisa Lázzaro
Aliento de cuerpo - Plinio Chahin
Una palabra tuya es una isla – Mari Cruz Agüera
Maestra – José Rafael Lantigua
Suspiro blanco II – Thelma Kirsch

A Ítaca llegué, mas no era Ítaca

Sus calles parecían las calles de Ítaca.
Las gentes hablaban el viejo idioma.
Los vestidos y peinados de las mujeres
eran iguales que en Ítaca. Las casas,
los palacios, el hogar de mis padres,
los cantos de los pájaros...

Los dioses eran los dioses de Ítaca,
los pórticos, el río, los esclavos;
el vino era sin duda el vino de Ítaca,
también los mercaderes y manjares.

Todo estaba en su sitio, pero aquello
no era lo que dejé, lo que anhelaba
encontrar al regreso...

A Ítaca llegué, mas no era Ítaca
o no era yo quien a Ítaca llegaba.

© Sergio Borao Llop

No todavía

Que sea viernes pero no todavía,
espérame en la cuenca de los ojos del olvido.

Aún me quedan zapatos sin estrenar en las calzadas de las risas,
No me asustes cada noche,
no digas que es un apurar las tareas,
que no deje sin terminar las mazamorras de la vida cuadriculada.

Te juro que ya guardé los trajes de fiesta,
los sin cuello y los sin manga.
Pero…

de vez en cuando… la nostalgia de un algo sin andar,
sin estremecer las comisuras de los poemas, inconclusos
en la piel de las manos guardadas en cajas vacías.

De vez en cuando quisiera encontrar frente a frente
la delicia de un chocolate en crema
entre mi boca y el mundo.

Que sea viernes, cuando más duelen las salidas de farra
que nunca se acarician.

La soledad llena la agenda de prioridades el domingo.

El viernes… ya no hay espacio en los descansos de las mentiras
del no hay tiempo para las juergas del temblor.

Aún así… no todavía, espera, es posible algún recodo…

Se borre todo el arsenal de agendas colmadas para no sucumbir.

© María Luisa Lázzaro

Aliento de cuerpo

Voy a quemar el último aliento
La caída de tu ojo
El mármol de tu cuerpo donde habito
Encendida vela subterránea
Que sacraliza este acto de bestia
Y que es en ti tan violento pero tierno y recio
Como cama de diosa

© Plinio Chahín

Una palabra tuya es una isla

Para calmar el roto de mi alma
yo sólo necesito
morder tu voz a oscuras
en medio de un camino desgastado.
Saber que estás y tiemblo
sin tocarte siquiera
y que esta soledad que me disfraza
no es más que un fingimiento.
Me basta con tener una certeza,
que si la vida, a veces, por costumbre,
me anega en la nostalgia
una palabra tuya es una isla
donde sentirme a salvo.

Yo no persigo al águila que eres,
escojo ver sus alas contra el viento
y compartir la paz que te alimenta,
me sirve y sin embargo
hay noches que quisiera ser cereza
y morirme en tu boca
(perdóname si acaso esos deslices)
Ya sé que soy cobarde y no enfurezco
y ni siquiera caigo en el desmayo
pero que esto es amor, qué duda cabe.

© Mari Agüera

Maestra

MAESTRA
pronto será verano
para salir de ronda por los traspatios
a recordar tu nombre.

Maestra
pronto será después
para nombrarte a solas
junto a los duendes que rondan
en los efluvios de la mañana.

Maestra
que sea verano pues,
un verano largo que no cese jamás
entre las ruedas de la memoria.

© José Rafael Lantigua

Suspiro blanco II

Carmín
agua que bebo desde las puntas de tus dedos
invadida por el aroma de las algas
y el hilo invisible que rompe tu presencia

Atada de mimbre y orgasmos
espero tu boca, montaña ardiendo
y enumero lo nuestro antes de que implore
por un suspiro blanco.

© Thelma Kirsch
_____________
© mediaIslapoeMARTES 29 de agosto 2006.-

Tuesday, May 22, 2007

poeMARTES 043



Flauta en la noche solitaria
Presencia de una lágrima;
Todos los silencios de la tierra
Son pétalos de tu flor.

Sopla en la sombra tu polen,
Alma llorando, casi sin ruido,
Miel de una boca profunda
Que al besar la noche fluye.

Y si tus lentas cadencias
Son el pulso de las tardes de verano
Convéncenos que el cielo baila
Porque un ciego cantó.

Cantilena para un flautista ciego/
Marguerite Yourcenar [Francia, 1903-1987]
http://amediavoz.com/yourcenar.htm
http://antoncastro.blogia.com/2005/112403-marguerite-yourcenar-y-la-voz-de-las-cosas-.php
http://www.poesiaspoemas.com/marguerite-yourcenar
http://poemasenfrances.blogspot.com/2004_02_01_archive.html
http://www.epdlp.com/escritor.php?id=2456
http://www.diplomatie.gouv.fr/label_France/ESPANOL/LETTRES/YOUR/your.html
http://www.bibliotecaregional.carm.es/literatura/especiales/Yourcenar.html

Contenido

Travesía de náufrago – Mari Cruz Agüera
El precio de los regresos – Sergio Borao Llop
Olvidos franceses – Karina Sacerdote
Dominican Style – Alexis Gómez Rosa

Travesía de náufrago

Vivo en la latitud de los caballos
J. V. Piqueras

Llevo orfandad de norte entre los ojos
y una ausencia de vientos me atenaza
el remiendo de astillas que es mi cuerpo.
Duele este mar poblado de cenizas
donde ha encallado el rumbo de mis días.
Duele este corazón, necio, sin brújula,
tantas veces perdido de entregarse.
Partió de mí la isla y yo me quedo.
Todo el océano es vidrio que se rompe
en un clamor de lágrimas azules.
No existes, yo lo sé, faro –espejismo-
que la sed te encendió mientras me ahogaba.
Bitácora desnuda ¿qué me escondes
si soy la más oscura de las naves?
Amo mi soledad, no anhelo puertos,
borradme el horizonte con tormentas
que soy perla de sal hecha de llantos...
Pero dejadme hoy, por esta noche,
varar mi sombra triste en la memoria,
vivir de lo vivido sin morirme
y volver al vacío de los náufragos.

© Mari Cruz Agüera

El precio de los regresos

Cuando partí no sabía
el precio de los regresos.

Ignoraba que hay monstruos
bajo la superficie
cuya visión no puede
soportar la razón.

Que la luz no penetra
las simas abisales
donde el Olvido acecha.

También desconocía
que las mareas traen
decepciones sin nombre
entre coral y espuma.

(No sabía tampoco
que todo viaje es largo
cuando es en soledad)

He aprendido que toda
navegación esconde tempestades
y crepúsculos negros;
que la ruta
es un capricho de los dioses
y el tiempo un aliado del naufragio.

Pero Ítaca exige tales pruebas.
No todos los viajeros
gustarán los manjares del retorno.

© Sergio Borao Llop

Olvidos franceses

un viejo tocadiscos canta
baladas de olvidos franceses

el violeta curvo del sillón
hamaca ilusiones
con sus patas fijas

en la cercana lejanía
el mar
el viento
el murmuro de la arena

mañana descansarán mis pies
hundidos en las frías corrientes
por donde las sirenas
me susurrarán
conjuros de amores perdidos
más allá del horizonte
que siempre se aleja

© Karina Sacerdote

Dominican Style

La casa, de invierno a verano,
es algo más que el verano.
Si la miro de frente,
el azul me apabulla en su proximidad
al rojo, puro blanco destila
en el fondo de la imaginación
27 de febrero.
La casa, muy hermosa
para ser realidad, ya sea de frente
o de perfil, anuncia
las inclemencias del invierno.

© Alexis Gómez Rosa
_____________
© mediaIslapoeMARTES 25 de julio 2006.-

Monday, May 21, 2007

poeMARTES 042

Estuve en tu seno como una fiera muda.
Estuve en tu seno como un ángel hambriento.

De tu seno a tu seno hay un camino.
De tu seno a tu seno hay dos delfines.

Tu seno derecho navega hacia el izquierdo.
Tu seno izquierdo navega hacia el olvido.

No tengo boca para el delfín.
Me sobran ojos sobre la rosa.

Estuve en tu seno como una lluvia rota.
Estuve en tu seno como una daga fina.

En la ribera del viento están tus senos.
A la orilla de un potro que galopa.

En mis ojos navegan y a mis ojos regresan.
Navegan desde un puente que interroga el agua.

Son dos rincones de pez nadando hacia mi lengua.
Son dos islas de sombra que el tigre retoza.

Estuve en tu seno como una fiera muda/

Enriquillo Sánchez [República Dominicana, 1947-2004)
http://www.poesia.us/esanchez.html
http://www.cielonaranja.com/menaenriquillosanchez.htm
http://www.adamar.org/numero_16/000077.rodriguez_soriano.htm
http://www.clavedigital.com/Reporte/Articulo.asp?Id_Articulo=158
http://www.litteraturedominicaine.com/poesies/generation1960.html#missa

Contenido

Nudo – Huáscar Vega
Poema – Edgardo Ramírez
Me diluyo gota a gota – Luciana Garcés

Nudo

Ante ti he llegado desnudo
hasta de mí mismo.

© Huáscar Vega

Poema

Los carbones restallaron la palabra de cenizas,
Orula incendia las gardenias con su densa lengua de jazmines.
La larga frente del mar sobre la arena resplandece
cuando la noche comienza a penetrar el día,
-una noche de uñas y silencio.

Ecos de antaño: tronadoras baterías de corales,
fulminantes cárdenos de crepúsculos.
La ciudad segura, Varanasi, murmullea en cada huella
polvorienta en el cristal del aire.
Suenan al unísono mil clarinetes para Mozart
en concierto de labios y eclipsados fulgores,
en La menor el adagio es un ensangrentado caracol.
Un pitohui se oculta en la flor de los naranjos.

Los efímeros heraldos asolan agrios los jardines,
tomo sus sexos alterados y rojizos para el bodegón que pinto.
Babiecas penumbrosos relinchan vaho de cola de cometas,
-entre neblina de anfetaminas mueren las fuentes
del jardín de las arterias- cuando las relucientes navajas
degollan otra risa, desasida y huerfana.
Ruedan corazones descosidos por las cunetas de un Bagdad,
exótico, lejano, malamente enrarecido,
y el corifeo de ciudades asesinas entierra lapidadas Antígonas.

Esa palabra ígnea: dado cargado y álgido de albas,
cachetes incendiados de la arena,
catastróficos parajes, terribles dones,
-juega a los crímenes del árbol-,
aquel letargo de las brumas...
encuentra y dice, comunica y pega.

El óxido de fétidos orines se atrinchera sinuoso en los altares.
Las estridentes clarines del ocaso llaman a rebate,
ahora que un lirio se desviste:
Dueño de la niebla de las palabras inspiradas,
se desdice prisma, primavera primordial, zarza en ascuas,
bilocal espejo iluminando ya todas las cosas.

© Edgar E. Ramírez

Me diluyo gota a gota

Apenas rozarte, pestañas y lengua,
en caricias circulares que amplían
la zona donde sembrar concupiscencia.

Me gusta ese paseo íntimo, húmedo,
semisomnoliento, ligero como una pluma
o el aliento templado de un ángel.

A veces, doy libertad a mis deseos,
duplico mi ansía si es factible,
beso a beso, lengüetazo a lengüetazo.

Cuando los esquemas se rompen
cercano el espasmo vital que nos una
me rindo al placer de poseerte.

Y me diluyo, gota a gota, en ti y contigo.

© Luciana Garcés
_____________
© mediaIslapoeMARTES 30 de junio 2006.-

Sunday, May 20, 2007

poeMARTES 041


Amarillos
sus pezones.
Amarillas
las estrellas de las charcas del sendero.
Va descalza, va desnuda, va sin miedo
cuesta arriba.
Son sus huellas
huellas vagas de una luna ya difunta.
Canta un gallo. Cantan ciento.
Amanece.
Verde y rojo
en el viento
y en el filo de la sombra:
colorido montañero.
Algún día
sus pezones, y sus ojos, y sus manos
serán tierra, serán nada.
Monte arriba,
con los ojos en las luces de la aurora
va sin miedo, va descalza, va desnuda,
va cantando.

Va cantando/ Rafael Américo Henríquez
[República Dominicana, 1899-1968]
http://www.rodriguesoriano.net/micuadernoazulito/pdf/vacantando.pdf
http://www.geocities.com/tpoeticos/rosa.html
http://www.geocities.com/tpoeticos/americo.html
http://www.elcaribe.com.do/articulo_multimedios.aspx?id=275&guid=1E304707D8B44C81914B3F6C19310456&Seccion=92

Contenido

Circularidad de la locura – Pastor de Moya
La noche es pródiga en ausencias – Sergio Borao Llop
Musa amante – Alfredo Lemon
Paisaje de imposible color – Sally Rodríguez

Circularidad de la locura

Del rojo al verde todo el amarillo se mueve
Apollinaire

del rojo al blanco
hay un vacío obstinado
de nubes de pájaros
de espirales mundos que blasfeman soledades

es voraz el reloj
si la moneda retorna a sus inicios

del rojo al blanco
hay un vacío de los signos entre cepos
en el loco del pueblo se repite
la historia de mis locos
anteriores

© Pastor de Moya

La noche es pródiga en ausencias.

Sobre almohadas dormitan estaciones desiertas.

Mas debe haber algún tren entre los páramos,
o en el fondo sin nombre de los túneles.
Debe haber algún tren quizá dormido,
bruscamente parado al borde de un recuerdo,
girando sin consuelo tras una aurora falsa
o apresado en la telaraña de los itinerarios.

Hay calma en el andén, niebla de cigarrillos,
ojos enrojecidos de espera, un viento frío.
Hay trenes varados, negros, trenes averiados
siniestramente abandonados en alguna vía muerta.
Nada se mueve, todo es quietud en tonos grises,
ni un sonido perturba la paz de las almohadas.

Y sin embargo, el sueño esboza una presencia
al final del andén, sin maletas, sin prisa,
un rostro que apenas presentido se diluye
en la explosión violenta del día que comienza.

El alba es un puñal de amargo filo
que penetra de luz los trémulos andenes.

Y a este lado, la estación está vacía.

© Sergio Borao Llop

Musa amante

Gira lenta la luna
mientras el escriba
reza en su recinto:

-Cuando estés en mi cama
te besaré la vida,
uvas y pezones,
pérdidas, tropiezos.

Sabré si el placer valió tanto esfuerzo,
si ser poeta sólo fue vano intento.

© Alfredo Lemon

Paisaje de imposible color

En esta tarde poblada de piedras
camino sola con mi memoria
indiferente
alucinada
No quiero ser más la que soy
Vivir es una palabra verde y mojada
que tiembla en mis noches
y este mundo
que se quiebra en mi garganta
mientras sola
apoyo la mirada
alucinada y fría
en aquel paisaje de imposible color

© Sally Rodríguez
_____________
© mediaIslapoeMARTES 30 de mayo 2006.-